::NOVEDADES::
 


NUEVA WEB


ANTIGUA WEB


 

RESERVA DE PLAZA


SOLICITUD DE INFORMACIÓN


CHAT EN DIRECTO


SITEMAP


RECURSOS GRATUITOS


 

CURSOS:


SERVICIOS


 

 

 


ARTÍCULOS


TESTS


DELEITE


BIBLIOGRAFÍA

 


CAMPUS


 

 


 

Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
::MAGIA SEXUAL Y TANTRA::
 

Hablaremos de Magia sexual, y de Tantra. La magia es el arte de manejar las energías universales, de la naturaleza y particulares. Cuando hablamos de magia sexual, hablamos de un conocimiento acerca del uso conciente de la energía sexual en nosotros, un manejo normalmente desconocido, para el hombre cotidiano. Hay varias claves en esto, y una es reconocer que somos el sexo, que la sensación sexual somos nosotros, es decir que no es algo separado, el sexo y yo, por ejemplo. Una vez reconocido esto iremos más allá, tratando de descubrir la íntima relación existente entre sexualidad y éxtasis místico. El goce sexual es espiritual, aunque nuestra cultura lo ha degradado a un simple acto reproductivo, mecánico, a veces con cierto placer genital y en muy pocos casos, con un goce que va más allá de lo orgánico, llegando a lo emocional, etc. Para el mago el sexo es arte, es poesía, es música, éxtasis, arrobamiento, devoción, adoración, entrega. Y la clave está en el manejo de su energía sexual, la cual cuida como su propio ser, ya que allí se sitúa la imagen del hombre perfecto. El que tenga oídos que escuche, porque acá si que hay sabiduría. Dentro de esa compenetración con lo mágico - artístico, uno comienza a apreciar la belleza del cuerpo, como manifestación de lo divino, como expresión de lo interno. Así la mujer es la Divina Madre, la eterna amante, Shakty, la esposa de Shiva. El hombre es Shiva, el Espíritu Santo. Algunos no entenderán la relación entre lo indú y lo cristiano. Son en realidad expresiones de fuerzas internas que el hombre tiene a su alcance. El goce sexual, el momento de mayor intensidad, son el mismísimo Espíritu Santo y la Divina Madre, en su manifestación física. Antiguamente la MAGIA SEXUAL era enseñada en secreto, en los templos de iniciación, y según cuentan algunos adeptos, sólo se le enseñaba este arte al discípulo DESPIERTO. Lo cual nos viene a recalcar la importancia del tema, y la seriedad con la que debe de abordarse. No se trata de volvernos gimnastas sexuales, sino de ingresar en un mundo de percepción y sensibilidad, que el hombre común no accede. Para ello es menester cambiar la forma de pensar, y sentir, especialmente ésta última. El ser humano actual, y sobre todo el que vive en occidente, necesita modificar la estructura de su pensamiento y sentimiento, para poder ingresar en los mundos internos, donde el conocimiento y la vivencia son fenómenos directos, y no requieren evaluación, o discusión, no exigen toma de partido, sino integración y plenitud. La absurda idea de tener una relación sexual lineal, donde ambos partícipes van en busca de algo, llamado orgasmo, pero que ni siquiera es como creen, el momento de mayor goce, resulta por demás limitadora, y por lo tanto nos aleja del ÉXTASIS SEXUAL. El ÉXTASIS es una experiencia incomunicable, es algo místico y a la vez sexual. Son dos aspectos de una misma cosa. La energía que produce el éxtasis sexual, es la misma que nos lleva al éxtasis místico. Decíamos anteriormente que en la energía sexual está la imagen de nuestra perfección, lo que en la kábala se llama el ADAM KADMON. Cuando no perdemos la energía sexual, esta retorna hacia adentro y hacia arriba, para formar nuestros vehículos superiores de conciencia, los cuerpos internos. Una vez formados estos cuerpos internos, el hombre entra en una dimensión de la vida totalmente desconocida para la humanidad. Pero la cristalización de este nuevo hombre es toda una creación, una creación que se asemeja a la formación del universo, ya que somos un universo. La vivencia de lo sexual como una comunión espiritual con nuestra pareja nos permite fusionarnos con nuestro Dios interno, con la totalidad, con eso que nunca dejamos de ser, la ETERNIDAD. La clave no es solo encauzar la energía hacia adentro, sino que se necesita de un estado del alma diferente al cotidiano, por eso hablábamos de cambiar la forma de pensar y sentir. Además requiere que estemos enamorados de nuestra pareja, ya que como decía antes, esto no es una gimnasia sexual. Con este arte amatorio estamos trabajando con la serpiente sagrada, la Divina Madre, KUNDALINI, que habita en el coxis, en el chakra básico, adormecida, pero esperando despertar, cuando sienta los llamados del absoluto. Toda la información existente sobre el tema enfatiza el punto de no eliminar la energía sexual, lo que ocurre en el hombre con la eyaculación seminal. Es de gran importancia subrayar la idea oriental de que el hombre de occidente no conoce el orgasmo. Cree que esa sensación placentera post-eyaculatoria es el orgasmo, pero no lo es. El orgasmo en oriente es el mismo éxtasis. Lo que siente el hombre común es la sensación de alivio que se genera cuando se desbloquea la energía. Cualquier energía bloqueada que se libera produce placer, y por consiguiente es aceptada de buen agrado, pero acá estamos tratando de ir más adentro, a las raíces mismas de la comunión con lo divino, donde podemos participar de la sensación de ÉXTASIS. Por eso decía que no se trata solo de aplicar una técnica de no eyacular, o retener el semen, sino que se trata de una actitud interna, que nos permita fundirnos con la totalidad. Si no experimentamos eso, no estaremos practicando magia sexual, sino un acto sexual más o menos rebuscado. Se trata de transmutar el semen en energía creadora, sublimarlo, ascenderlo por la columna vertebral, llenando el aura con ese fuego divino, para comenzar una creación interior. Esa creación nos lleva a cristalizar nuestros vehículos internos, también llamados CUERPOS SOLARES, o CUERPOS SUPERIORES. Recordemos que existe un cuerpo astral superior, medio, e inferior. Esos cuerpos tienen su diseño en la energía sexual. Cuando la serpiente despierta, comienza su labor de regeneración y creación de esos cuerpos. En el acto de Magia Sexual la pareja se magnetiza mutuamente. Los plexos se cargan y potencian con el intercambio de caricias amorosas. Es importante lograr una muy buena excitación afín de sutilizar el alma y abrir el espíritu a la energía divina del Espíritu Santo que comienza a llenar a ambos consortes. La apertura emocional que nos pone en contacto con la VOLUPTUOSIDAD, es la entrada al reino de la ALTA MAGIA, el Edén Bíblico. Estas sensaciones son el alimento que el alma necesita para enfrentar la experiencia vital. En vez de tener una relación rápida y que se corta abruptamente por la irrupción del "orgasmo", el MAGO se deleita danzando con su esposa en las aguas de la diosa NUS, la VOLUPTUOSIDAD. Veamos algunas opiniones de Maestros de la Blanca Hermandad, que han hablado acerca del tema. Dice el Maestro Huiracocha (Arnoldo Krum Heller): "En los antiguos tiempos había una escuela de Misterios en la que aparecía un anillo en el que estaba grabada la imagen de Iris y Serapis unidos por una culebra". "Aquí sintetizo todo lo que he dicho en este libro..." "En vez del coito que llega al orgasmo, deben prodigarse reflexivamente dulces caricias, frases amorosas y delicados tactos, manteniendo constantemente apartada la mente de la sexualidad animal, sosteniendo la más pura espiritualidad, como si el acto fuera una verdadera ceremonia religiosa. Sin embargo puede y debe el hombre introducir el pene y mantenerlo en el sexo femenino, para que sobrevenga a ambos una sensación divina, llena de gozo, que puede durar horas enteras, retirándolo en el momento en que se aproxima el espasmo, para evitar la eyaculación del semen. De esta manera tendrán cada vez más ganas de acariciarse. Esto se puede repetir tantas veces cuantas se quiera sin jamás sobrevenir el cansancio, pues todo lo contrario, es la clave mágica para ser diariamente rejuvenecido, manteniendo el cuerpo sano y prolongando la vida, ya que es una fuente de salud con esta constante magnetización." (Curso Zodiacal, A.Krum Heller). Del libro "El misterio del Áureo Florescer" de Samael Aun Weor, extractamos lo siguiente: "La magia sexual entre marido y mujer se fundamenta en las propiedades polares que ciertamente tienen su elemento potencial en el sexo. No son hormonas ni vitaminas de patente lo que se necesita para la vida, sino auténticos sentimientos de tú y yo, y por ende el intercambio de las más selectas facultades afectivas, eróticas, entre el hombre y la mujer. De la mezcla inteligente del ansia sexual con el entusiasmo espiritual, surge como por encanto la conciencia mágica. Necesitamos con urgencia evadirnos de la sombría corriente cotidiana del acoplamiento vulgar común y entrar en la esfera luminosa del equilibrio magnético, del "redescubrimiento en el otro", de "hallar en tí la senda del filo de la navaja", "el camino secreto que conduce a la liberación final". Es ostensible la tremenda dificultad que presenta el estudio de la Magia Sexual, No resulta nada fácil querer mostrar como "aprendible y visible" la sexo yoga, el Maithuna, con su gobierno de las más delicadas corrientes de nervios y las múltiples influencias subconscientes, infraconscientes e inconscientes sobre el ánimo. Hablemos duro y sin ambages; este tema sobre SEXO-YOGA es cuestión de experimentación íntima directa, algo demasiado personal. Renunciar a la concupiscencia animal, en aras de la espiritualidad es fundamental en la MAGIA SEXUAL, si es que en verdad queremos encontrar el hilo de Ariadna del ascenso, el áureo bramante que ha de conducirnos de las tinieblas a la luz, de la muerte a la inmortalidad. Cierto sabio dijo enfáticamente lo siguiente: Obra la MAGIA SEXUAL transfigurando corporalmente y procura una acentuación ideal a lo sexual en el alma. Por eso son capaces de Magia Sexual sólo los seres que tratan de superar el dilema dualista entre el mundo anímico y el de los sentidos, quienes dotados de íntima "vela", se hallan absolutamente libres de cualquier clase de hipocresía, mojigatería, negación y devaluación de la vida. "El amor es la llave que abre la puerta y no la razón. La pérdida seminal simboliza la pérdida del amor divino que encarna el verdadero hombre, por eso pierde fuerza" (Tut Farrayah, conferencias sobre el Amor). Este trabajo mágico con el sexo es lo que se llama CASTIDAD, lo cual no debe confundirse con CELIBATO. La castidad es el manejo conciente de la energía sexual, dentro de una ciencia espiritual, que es a la que accede el iniciado. Esto le permite despertar la serpiente KUNDALINI, lo cual explicaremos más adelante.

 

 

 
 
 

:: INICIO :: CRECIMIENTO PERSONAL :: CURSOS ::  CAMPUS::  :: INFORMACIÓN:: SALUD PENE :: ARTÍCULOS :: DELEITE ::

::  AVISO LEGAL ::  Webmaster: Francisco Gómez