CONSEJOS PARA DISEÑAR BUENAS PÁGINAS WEB

No debemos olvidar nunca que las páginas web se publican en el ciberespacio con la intención de que sean visitadas por el mayor número de navegantes posible, y que además todos estos navegantes puedan percibir aproximadamente la misma información y apariencia.

Por ello el primer consejo que podríamos dar es elegir cuidadosamente los recursos que van a componer nuestra página web para que no sea demasiado exclusiva, y que sólo funcione con un determinado navegador o plataforma. Los enormes problemas de mercado, e incluso políticos, que ha desencadenado la competencia entre los dos principales navegadores, el Netscape y el Explorer, ha producido una importante escisión en muchos aspectos técnicos de los mismos, lo que perjudica directamente a quienes desarrollamos páginas web. El problema es la falta de compatibilidad de determinados tags o instrucciones del HTML, que como hemos dicho es el lenguaje con el que se construyen la páginas web.

Determinadas instrucciones son entendidas por un navegador e ignoradas por el otro. Y eso sin contar con otros más minoritarios o de versiones anteriores. Por eso a la hora de diseñar una buena página web hay que intentar dotarla de universalidad. No será muy inteligente que la página sea maravillosa para un usuario de la última versión de Netscape, y en cambio resulte anodina para un usuario de Explorer 3.0. Sin embargo este es un dilema que más de una vez nos conducirá a tener que elegir entre uno u otro grupo de usuarios.

Otro gran problema con el que nos encontraremos es la lentitud de las actuales líneas telefónicas, que ralentizarán el envió y recepción de nuestros contenidos. De nada sirve un página llena de colorido, movimiento, sonido y texto animado, si el tiempo necesario para cargarla en un ordenador equipado con un módem normal, conectado a una línea telefónica normal, rebasa los quince minutos. Una vez más deberemos adoptar soluciones de compromiso, que se sitúen en un término medio entre la complejidad y la ligereza. Normalmente se habla de "peso" cuando nos referimos al tamaño de los elementos que componen una página web. Por ejemplo, si incluimos una fotografía que ocupa 22kb, dos banners animados de 8 kb cada uno, un fondo de 6 kb y 1 kb adicional de texto, el peso total de la página será de 45 kb. Un usuario que disfrute de una conexión RDSI verá cómo nuestra página se instala en un par de segundos en su pantalla, mientras que un usuario normal puede tardar veinte o treinta segundos, dependiendo de la congestión de la línea y de la velocidad que le proporcione en ese momento su proveedor de Internet.

El equilibrio habrá de ser nuestro mejor criterio a la hora de construir y diseñar una página web. A menudo una buena idea tratada con sencillez y buen gusto puede producir mejores resultados que una página demasiado recargada, o confusa en su ordenación.

No olvidemos que si una página tarda mucho en cargarse correremos el riesgo de que el visitante se marche a otro lugar. Si nuestra intención es que las visitas sean prolongadas no se recomienda incluir hiperenlaces a otras páginas hasta no haber recorrido varios niveles de la nuestra. Si en la página principal ya damos la opción al navegante de que visite otros lugares probablemente lo hará, y el resto de vuestro sitio web quedará inexplorado.

Actualmente resulta del todo inadmisible un página web de texto negro sobre fondo gris sin ningún gráfico o animación adicional. No hace mucho que este tipo de páginas eran la más frecuentes, en especial las que trataban de temas institucionales, que debían ser por ello más "serias". Pero tampoco hay que caer en el extremo opuesto, y sobre cargar nuestras páginas con una colección de ficheros animados, colores, tipos de letra y fotografías. El resultado final es el desinterés y la desorientación.

Debemos ser muy claros en las intenciones de la página que diseñemos, para que el navegante pueda saber de una ojeada el mensaje o la utilidad de la misma. Para ello es preciso poner un título esclarecedor a la página. Además, no conviene descuidar los aspectos puramente prácticos, como que siempre debe haber visible un botón o un lugar para regresar a la página principal o para regresar atrás. Esto es útil porque no todos los usuarios utilizan convenientemente el botó derecho de su ratón (en el caso de los PC`s) o el botón Atrás que incorporan los principales navegadores.

Los diseñadores de páginas web que provienen del campo de la programación tendrán estos conceptos más asumidos, pues saben que el usuario debe saber en todo momento dónde está, qué puede hacer y cómo pude regresar o salir del lugar en el que está.

Por otra parte conviene diseñar cuidadosamente el árbol jerárquico con todas las páginas que compondrán nuestro sitio web, especificando sus nombres y sus cometidos. Eso impedirá un crecimiento aleatorio o caótico, y en definitiva, nos ayudará a estructurar la información.

Es preciso mantener actualizados nuestros conocimientos y nuestros programas, como Frontpage 2000, estando atentos a las últimas versiones que nos permitan incorporar novedades y mejoras en nuestras páginas. No olvidemos que si una página es muy visitada será necesario realizar cambios importantes en su diseño cada cierto tiempo, para que los visitantes asiduos encuentren razones adicionales para regresar. Una página web nunca se termina, sólo disfruta de períodos más o menos cortos de tranquilidad hasta que vuelve a ser revisada, actualizada o mejorada. Sólo así se mantiene vivo el fin último de las mismas es decir, que sean visitadas por el mayor número posible de personas interesadas en su contenido.

Un aspecto importante que no conviene olvidar es el de incluir en la cabecera de nuestras páginas web las palabras clave correspondientes que permitirán a los buscadores acceder a nuestras páginas mediante consultas selectivas. De nada servirá que nuestro contenido sea interesante si después nadie puede enterarse de su existencia.

Por último señalaremos que no hay que perder de vista que nos enfrentamos a un medio nuevo que se rige mediante reglas nuevas, a mitad de camino entre la televisión y la prensa, pero con elementos de interactividad. Todo ello convierte a Internet en un escenario al que todavía no estamos lo suficientemente habituados. Una diseño equivocado o un desequilibrio entre los elementos, pueden convertir una página en algo inútil y carente de interés.

 

Ya hemos visto que la existencia de sitios web respode a la necesidad de distribuir una informaci�n, bien sea por parte de un particular, de una instituci�n o de una empresa. El �xito o fracaso de esta distribuci�n depende no s�lo de la informaci�n en s�, sino de la capacidad para disponerla de forma adecuada a las necesidades del p�blico y de hacerla accesible y localizable. La forma de presentar los datos al usuario final determinar� en gran medida el �xito de un sitio Web, casi en igual medida que la calidad de la propia informaci�n. Algunos consejos a tener en cuenta a la hora de dise�ar un sitio web ser�an:

Consejo 1. Considere la informaci�n que desee publicar.

Consejo 2. Considere el p�blico a que va destinada la informaci�n.

Consejo 3. Analice otras ofertas informativas de la Web.

Consejo 4. Sencillez equivale a accesibilidad y eficiencia.

Consejo 5. No emplee recursos innecesariamente.

Consejeo 6. Considere el equipo de que dispone tanto usted como su p�blico, as� como los medios de trasmisi�n disponibles.

Consejo 7. D� preferencia a la informaci�n importante.

Consejo 8. La ubicaci�n de las botoneras y las barras de acceso debe ser adecuada.

Consejo 9. a) No destine demasiado espacio a las botoneras u otros elementos fijos.
                  b) Nunca inicie una p�gina web con una gran imagen.
                  c) Sea conciso. Sea correcto.

Consejo 10. Divida los documentos largos en secciones.

Consejo 11. Divida de forma l�gica los documentos.

Consejo 12. Prepare sus documentos para facilitar un rastreo r�pido.

Consejo 13. Cree documentos autoconsistentes.

Consejo 14. Vigile la tipograf�a.

Consejo 15. Y vigile los colores.

Consejo 16. No abuse de las im�genes.

Consejo 17. Estructure visualmente sus documentos.

Consejo 19. Cree un estilo corporativo.

Consejo 20. Facilite versiones en texto plano de sus documentos.

Consejo 21. Facilite una direcci�n de correo electr�nico de contacto.

Consejo 22. Sea respetuoso con las opiniones ajenas.

Consejo 23. Recuerde que Internet es mucho m�s que la Web.

Consejo 24. Asegurese de que la gente encuentra en su p�gina lo que es esperable encontrar en la misma.

Consejo 25 Defina cuidadosamente sus enlaces, de manera que quede claro a qu� informaci�n apuntan. Tenga en consideraci�n las herramientas de generaci�n de c�digo y de cambio de formato.

Consejo 26. Tenga en consideraci�n las herramientas de generaci�n de c�digo y de cambio de formato.

Consejo 27. Piense en la diversidad de clientes web existentes.

Consejo 28. Revise a fondo su sitio web antes de publicarlo.

Velocidad frente al dise�o / Dise�o para Intranet y dise�o para Internet